La industria de TI resiste impulsada por la inversión en servicios

  • En cifras

crecimiento

El crecimiento de los servicios de TI este año será de casi el 6%, mientras que el crecimiento del gasto en software será de un 11%, impulsado principalmente por los ingresos del software en la nube, que aumentarán un 19%. Esto contrasta con un retroceso significativo en el gasto de capital en hardware y equipamiento.

El desempeño del mercado de TI se mantuvo irregular en abril, con algunos proveedores y revendedores experimentando una fuerte disminución en el crecimiento, mientras que otros continuaron beneficiándose del compromiso empresarial a largo plazo con la nube, la transformación digital y las inversiones en seguridad. En su último pronóstico, IDC pronostica un crecimiento general este año en moneda constante del 4,8%, hasta los 3,27 billones de dólares, lo que representa una leve mejora con respecto al pronóstico del mes pasado.

El gasto en software y servicios sigue al alza

El crecimiento de los servicios de TI este año será de casi el 6%, ya que las grandes empresas siguen comprometidas con las inversiones de transformación digital a largo plazo a pesar de las turbulencias económicas. El crecimiento general del gasto en software será de casi un 11%, impulsado principalmente por los ingresos del software en la nube, que aumentarán un 19%. Esto marca una desaceleración en comparación con el crecimiento del software en la nube del 25% del año pasado. El crecimiento de IaaS también se desacelerará en comparación con el año pasado (del 33% en 2022 al 26% en 2023).

“Las empresas son mucho más conscientes de los costes que hace un año”, afirma Stephen Minton, vicepresidente del grupo de investigación de datos y análisis de IDC. “Los esfuerzos para consolidar y controlar los presupuestos de la nube, junto con la incertidumbre económica, significan que los proveedores de TI tienen que adaptarse a un ritmo de crecimiento más lento en el nuevo mercado posterior a la COVID-19. Sin embargo, el crecimiento continuo de dos dígitos en el gasto total en la nube está impulsando niveles históricos de resiliencia para la industria tecnológica”.

Si bien el gasto en software y servicios continúa creciendo, esto contrasta con un retroceso significativo en el gasto de capital en hardware y equipamiento, ya que las tasas de interés comienzan a tener un impacto directo en la financiación. El gasto en PC se reducirá un 12% este año, mientras que el gasto en periféricos se reducirá un 3%. El poco crecimiento que hay en el gasto de hardware se concentra cada vez más en los presupuestos relacionados con la nube y los proveedores de servicios, pero este crecimiento también será más débil que hace un año. Se prevé que el gasto en servidores y almacenamiento aumente solo un 2%, frente al 23% de 2022. Si bien la infraestructura en la nube seguirá creciendo, el gasto en servidores y almacenamiento fuera de la nube disminuirá en un 7% este año.

“Para los proveedores y revendedores de TI que proporcionan hardware o software local y tradicional a sus clientes, este se perfila como un año difícil”, recalca Minton. “Los mercados de consumo y las pymes están sintiendo el impacto de las tasas de interés más altas y la disminución de la confianza. Si bien las inversiones de las grandes empresas en la nube y la transformación digital siguen siendo resistentes, y los proveedores de servicios continúan invirtiendo en infraestructura en la nube, otras áreas del mercado de TI están experimentando una desaceleración a medida que la sacudida posterior a la pandemia continúa afectando a los inventarios, las cadenas de suministro y la demanda”.