Las empresas demandan cada vez más analistas, ingenieros cloud y expertos en IA

  • Formación

startup_empleo_equipo_empresa

Los perfiles técnicos cuentan con una alta demanda y horquillas salariales entre los 40.000 y los 70.000 euros al año. Para las empresas es cada vez más difícil encontrar candidatos que se adapten a sus necesidades debido a la escasez de talento digital en el sector, que ha provocado la aparición del efecto ‘burbuja senior’.

Recomendados: 

Data cloud inteligente, clave para tu transformación digital Documento

La licitación pública en España (enero-septiembre'22) Informe

Nueve formas prácticas de optimizar tus costes IT Leer

La diferencia entre la oferta y la demanda de profesionales con competencias digitales no deja de crecer en España y en el mundo. La demanda de perfiles tecnológicos es cada vez mayor y para las empresas es cada vez más difícil encontrar candidatos que se adapten a sus necesidades. De hecho, el 48% de las empresas españolas reconocen que esta falta de candidatos está frenando sus programas de transformación digital, según un estudio realizado por Capgemini y LinkedIn.

Según los expertos en formación y talento digital de Verne Academy, los perfiles más comunes en España son los relacionados con el desarrollo y la programación, tales como ingenieros informáticos, electrónicos, analistas, etc. Por su parte, las empresas nacionales e internacionales demandan cada vez más analistas y científicos de datos, ingenieros Cloud y expertos en Inteligencia Artificial. La alta demanda de estos profesionales provoca un aumento en las retribuciones salariales de estos puestos, con horquillas salariales entre los 40.000 y 70.000 euros al año, cifra que aumenta en función de los años de experiencia y el curriculum.

A ello se suma la aparición del efecto ‘burbuja senior’, en el que los perfiles más seniors van rotando entre las empresas en periodos muy cortos de tiempo, generando a su vez una burbuja sobre los salarios, que a su vez produce una reducción en los márgenes y por tanto en la productividad.

Para hacer frente al reto de la brecha digital en el sector TI, apostar por el nuevo talento, el reskilling y los aprendices digitales puede aportar grandes beneficios a las empresas, que apuestan por formar en competencias técnicas y prácticas a sus empleados, mejorando su productividad y optimizando los procesos internos.

“Apostar por la figura del aprendiz digital requiere que las empresas confíen en el potencial y en la capacidad de reinvertirse de los perfiles, más allá de su background técnico. Evidentemente, este proceso de reconversión genera procesos de reclutamiento más largos, ya que no se trata de buscar talento existente, sino de buscar talento potencial, desarrollarlo y validar que es apto para cubrir el puesto”, explica Javier Torrenteras, director de Verne Academy. “En lugar de alimentar la ‘bubuja senior’ y fijarse sólo en el personal especializados y altamente cualificado, las empresas tienen la oportunidad de generar valor formando a sus empleados, lo que les permite mantenerse actualizados, estar al día en sus procesos de digitalización y retener el talento”.